La dieta del jamón y el vino

 

La dieta del jamón y el vino es un régimen alimenticio que ha dado mucho de qué hablar desde su aparición, por lo que seguramente ya has escuchado de ella. Pero, ¿sabes realmente en qué consiste?

Si bien su nombre ya es un indicio, lo cierto es que no es lo único determinante en ella, incluyendo otros tipos de alimentos y aspectos a seguir. Por eso, si esta dieta ha logrado llamar tu atención, no dudes en seguir leyendo y conocer más sobre ella.

¿Qué es la dieta del jamón y el vino?

Esta es una dieta mediterránea y equilibrada, en la que el vino y el jamón no es eliminado. Además, es conocida por ayudar a perder entre 4 kilos y 6 kilos, dependiendo de las características y los hábitos de cada persona.

Sin embargo, aunque este régimen alimenticio es conocido por estos dos alimentos, no son los únicos presentes. De hecho, una de sus principales premisas es el consumo de platos variados y sabrosos, pero sencillos en su elaboración.

También ostenta diferentes planes, en función de si eres hombre, mujer, e incluso si eres deportista.

Por otra parte, esta dieta sana y equilibrada posee una duración de 4 semanas, en las que sigue un esquema de comidas donde las cantidades van disminuyendo. Es decir, consiste en desayunar como “un rey”, almorzar como un “príncipe” y, finalmente, cenar como lo haría un “mendigo”.

¿Existe un consumo establecido de vino y jamón en esta dieta?

Aunque no es de esperarse, la dieta del jamón y el vino sí establece una cantidad a consumir de estos dos elementos.

Para el caso del vino, la medida se alterna entre una o dos copas de tinto en todo el día, cantidad que varía dependiendo de si eres hombre o mujer. En caso de corresponderte dos copas diarias, es necesario dividirlas en más de una comida.

El jamón serrano a consumir a diario se ubica entre los 60 y 90 gramos, siendo otra de las particularidades de este régimen alimenticio. Es decir, el consumo continuo de ambos elementos, que no deben dejar de degustarse a diario.

Se recomienda que el jamón consumido tenga poca sal y sea de la mejor calidad posible como por ejemplo nuestro Jamón Gran Reseva Duroc de Sampedrano.

¿Cuáles son los otros alimentos que se consumen?

Ya sabes que tanto el vino como el jamón no pueden faltar, pero, para hacer de esta una dieta equilibrada son necesarios otros elementos. Así que, al seguir este régimen, podrás consumir:

-Legumbres, verduras y hortalizas, debido a que son ricas en fibra, minerales y vitaminas.

-Carnes magras que contengan un alto grado de proteínas; así como pescados blancos y azules, que son ricos en omega 3.

-Aceite de oliva extra virgen, pues se posiciona como una grasa indispensable para cualquier estilo de vida saludable.

-Frutos secos, los cuales contienen componentes con características cardioprotectoras.

-Pan, siempre que sea elaborado con cereales integrales.

¿Quiénes pueden seguir este régimen alimenticio?

Al igual que sucede con otros planes para bajar de peso, la dieta del jamón y el vino no es apta para cualquier persona, sobre todo si presentan algún tipo de padecimiento médico. En este sentido, no es recomendable para las personas que cumplan estas condiciones:

Los menores de 18 años.

Mujeres en estado de gestación o que estén en periodo de lactancia.

Quienes presentan problemas relacionados con la hipertensión, así como con tendencia de elevación del ácido úrico.

La insuficiencia cardiaca y los padecimientos hepáticos también son factores determinantes para no seguir esta dieta.

En caso de cumplir algún tratamiento médico, es necesario consultar con el especialista encargado antes de sumarse a este régimen alimenticio.

Si te animas a empezar esta dieta debes antes consultar a un profesional de la nutrición para que planifique las comidas de forma personalizada.


Publicación más antigua Publicación más reciente

Español