ENVÍO GRATIS 48-72 HORAS A PARTIR DE 35€ DE COMPRA. OFERTAS DE HALLOWEEN: 15% DTO. A PARTIR DE 100€ DE COMPRA
ENVÍO GRATIS 48-72 HORAS A PARTIR DE 35€ DE COMPRA. OFERTAS DE HALLOWEEN: 15% DTO. A PARTIR DE 100€ DE COMPRA
Carrito 0

El maridaje del jamón y la cerveza

 

 El maridaje del jamón y la cerveza tiene mucho que ofrecer, es una combinación con grandes posibilidades y con resultados espectaculares para el paladar. Lo mejor es que no tienes que ser un gran espíritu cervecero para disfrutar esta unión, ¡sigue leyendo y conoce los detalles!

Maridaje del jamón y la cerveza | Características

El jamón es parte inequívoca de la dieta mediterránea, mientras que, la cerveza también puede incluirse en este régimen alimenticio. Además, esta última es una compañera en celebraciones y reuniones, por lo que, su maridaje con el jamón no es descabellado.

Cada uno de estos aporta sus propias características y, son precisamente estas las que delimitan y guían el maridaje del jamón y la cerveza.

¿Qué hay detrás de la cerveza y el jamón?

La cerveza es una bebida alcohólica que, entre sus características, presenta una elaboración no destilada a partir de cebada u otros cereales. El almidón de dichos componentes es fermentado en agua con levadura y, con frecuencia, se aromatiza con lúpulo.

Es de sabor amargo, con un color que suele ser ambarino, aunque puede presentar tonos que van desde el amarillo tipo oro, algunos marrones rojizos y hasta el negro. Pudiendo presentar un aspecto, tanto cristalino, como turbio.

Una espuma más o menos persistente puede coronar la cerveza y es una bebida que suele considerarse como gaseosa. En cuanto a su grado alcohólico, tiende a encontrarse entre 3% y 9% vol, pero puede alcanzar cerca de 30% vol.

En cuanto al jamón, su sabor intenso suele catalogarse como untuoso y dulce, sobre todo cuando de los ibéricos o Duroc se trata. También resaltan un gusto salado y dulzón, así como algo graso y seco (de acuerdo al corte o loncheado).

Jamón y cerveza: un maridaje de amplias posibilidades

Las propiedades del jamón crean un gran contraste cuando se maridan con la cerveza. Esta bebida y su frescura se encuentra con la dulzura de la carne curada, dando lugar a una combinación perfecta.

De hecho, una de las mejores particularidades del maridaje del jamón y la cerveza es que los sabores de ambos elementos predominan. Es decir, aunque se topan en el paladar, cada uno conserva su independencia, permitiéndonos disfrutarlos al máximo y potenciando los sabores.

Para maridar la cerveza y el jamón, al igual que en otros casamientos, el gusto personal influye mucho. No obstante, podemos contarte que:

Cuando se trata de una opción universal para maridar con el jamón, las cervezas rubias o tipo lager son excelentes. Esta clase de bebida armoniza con los sabores que predominan en el paladar, además, maridan muy bien con todo tipo de jamón.

Así, comienza una experiencia en la que la cerveza suaviza y refresca la boca a la vez que se disfruta del jamón, en un resultado maravilloso.

Las cervezas de mayor complejidad o amargas, como las conocidas cervezas artesanales o las tostadas, combinan majestuosamente con variedades del jamón ibérico o jamones Gran Reserva de la raza Duroc.

Esto debido a que el amargo de las primeras, junto al dulzor de la carne curada ibérica o Duroc armonizarán mucho mejor. Por ejemplo, la paletilla ibérica suele ser mucho más dulce que el jamón, y esta característica permite conseguir un mejor maridaje con cervezas complejas.

 

Foto bajo licencia creative commons, author: Evan Bench Flickr


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Español