Cómo conservar un jamón empezado

Saber cómo conservar un jamón empezado es indispensable para poder disfrutar al máximo este maravilloso alimento. Y es que, si no se realiza correctamente, la carne puede resecarse, oxidarse y perder ese sabor y presentación tan característico del mismo.

Una de las primeras cosas que debes saber al conservar un jamón es que estos no necesitan mucho frío, por lo que no es necesario colocarlo en la nevera. Sin embargo, sí existe una forma adecuada de como conservar un jamón empezado, y podrás verla a continuación.

Colócalo de manera correcta en el jamonero

Esto dependerá del tiempo que estimes que tardarás en consumir todo el jamón. Cuando se coloca la pata con la pezuña hacia arriba, generalmente es porque se consumirá en poco tiempo. Ya que significa comenzar a cortar por la maza, dejando expuesta la parte más tierna y la más jugosa primero.

                        Jamón Gran Reserva Sampedrano con Maza hacia arriba

Mientras que, al ubicar la pezuña hacia abajo estarás cortando la parte más seca al comienzo e impedirás que la maza se reseque. Esto en caso de que pretendas consumirlo ocasionalmente y requieras mantenerlo un mayor tiempo.

Conserva parte de la grasa de la cubierta para conservar un jamón

Al comenzar a cortar o limpiar un jamón, es imprescindible que te asegures de conservar parte de la grasa de su cubierta. Este segmento no es comestible y debe retirarse, siendo la grasa amarilla que se ubica sobre la parte magra y justo debajo de la primera capa (más amarillenta).

En este sentido, la importancia de reservar dicha grasa radica en que luego la usarás para crear una película protectora. Para ello, al terminar de realizar el corte debes coger la grasa, por su parte más blanca, y colocarla sobre la superficie cortada.

De esta forma, crearás una capa protectora con la propia grasa del jamón, evitando la oxidación y deshidratación, sumando a la conservación de la pieza. Y no deseches la grasa, pues te servirá para repetir el proceso después.

Cúbrelo, pero ¿con qué?

Luego de crear la película protectora de grasa, puedes proceder a cubrir la pieza de jamón, para lo que existen dos opciones:

Para consumo inmediato: si pretendes seguir cortando jamón en un corto periodo de tiempo (máximo 48 horas) puedes utilizar papel film para cubrirlo. Debes asegurarte de estirar y presionar sobre él para que la película de grasa ayude a su adhesión sobre la carne.

Conservación más extendida: en caso de que el próximo consumo sobrepase las 48 horas, deberás cubrirlo con un paño de algodón sin pelusas, preferiblemente de colores opacos. De esta forma, además de alejar insectos también evitas considerablemente la oxidación generada por la luz.

 

Otra opción es envasar al vacío los loncheados

Recuerda que el jamón debe mantenerse  en un lugar seco y preferiblemente oscuro para su estado óptimo de conservación, con temperaturas de entre 10°-15 º a ser posible.

Si no lo puedes acabar en 20-25 días después de haberlo empezado es conveniente que lo que queda lo lonchees y lo envases al vacío. Este jamón cortado y conservado tendrá una duración de hasta 90 días e incluso más, en los que podrás ir consumiendo lo que desees y se mantendrá casi como recién cortado.


Publicación más antigua Publicación más reciente

Español